miércoles, mayo 30, 2007

La mierda también fue ingrediente de la campaña electoral

La contestación a ZP, la buena campaña del PP, el exceso de confianza de Bresó, el nulo tirón de Pla… y los rumores. Sí, amigos, los rumores, los comentarios insidiosos, los cuchicheos en voz baja también han constituido un elemento más, maldito elemento, de esta campaña electoral de Torrent que se nos fue. Imagino que todos sabéis de qué hablo. Si por algún casual alguien lo ignora, lo mejor que puede hacer es cerrar por hoy este blog porque no voy a ser yo el que contribuya a alimentar a ese monstruo del desprestigio personal de nadie.

Y si nadie de vosotros, lectores, me entendiera, me tomaré este post como un desahogo personal escrito para mí mismo. Por desgracia, no caerá esta última breva. Ha sido tan tenaz, tan asquerosamente pegajoso, tan repetido, que dudo que exista un solo rincón en la ciudad donde no haya tenido su asiento.

En esta campaña, como si de un reclamo electoral más se tratara, el chismorreo sobre aspectos de la vida privada de determinadas personas ha formado parte del paisaje. Nadie dijo nada en voz alta, por supuesto, pero, como la falsa moneda, los rumores corrían insistentemente de boca en boca poniendo en la picota algo tan sagrado como honras y familias.

Nadie era el autor de la historia y todos lo eran. Cada uno añadía una porción a cuenta de su propia imaginación, hasta el punto que de un mismo “hecho” (que nadie vio) se contaban varias versiones a cual más estrambótica, a cual más dañina para el honor de los afectados. Qué asco.

Hará un par de años yo mismo fui víctima de uno de estos rumores. La cosa era tan absurdamente estrafalaria que cuando lo conocí me salió una carcajada. Qué ingenuo fui. Esa risa se tornó perplejidad cuando al cabo de los días comprobé que aquella patraña había calado en algunos de mis mejores amigos. Comencé entonces a ser consciente de lo jodidamente difícil que es demostrar lo evidente y, sobre todo, desmentir y encararte con… ¿quién? Por fortuna para mí la cosa no pasó a mayores y aquel infundio se desvaneció por sí mismo.

Otros, creo, no han tenido tanta suerte. Ignoro en qué medida esos cotilleos pronunciados a media voz, salpimentados con risitas y caras de hipócrita escándalo han influido en los resultados electorales. Daño han hecho, seguro, aunque sólo sea a la vida privada de personas que vieron que asuntos que cada cual debe solventar por sí mismo en la intimidad eran aireados por cualquiera en las esquinas.

Lo dicho: la contestación a ZP, la buena campaña del PP, el exceso de confianza de Bresó, el nulo tirón de Pla, y la mucha mierda que se ha escampado.

Un encarecido ruego: por las características del tema de hoy, os pido que escribáis vuestros comentarios con sentido común, y todos me entendéis. Muchas gracias por anticipado.

9 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Cuanta razón tienes. Los rumores rumores son. Se puede hacer mucho daño, y lo peor es que, independientemente de que sean ciertos o falsos, TODO EL MUNDO SE LOS CREE, y ese es el principal daño que se puede hacer. Estamos en un mundo de PRESUNTOS CULPABLES, y no de PRESUNTOS INOCENTES. La sociedad ha madurado pero nos quedan cosas que superar. Enhorabuena por tu blog.

11:42 a. m.  
Blogger millor Torrent said...

Ja que has tret el tema, dir que vaig estar temptat d'escriure, però per no donar publicitat... El cas és que "el tema" sí que ha influït. De fet, a moltes persones els semblava "lo últim ja". Ros no és Bresó, i amb "este tema" molt gent ho reafirmava. No sé d'on han eixit els rumors, però han estat presents amb intensitat en campanya, a peu de carrer. No sé quin fonament tenen perquè jo ja els havia sentit abans. Certament no m'importa ni m'interessa. És molt trist, però hi ha una part de la població que dóna importància a estes coses. Són gents del PP o del PSOE o de qualsevol partit, perquè xafarders n'hi ha molts (només recordar com el directoríssim va intentar crear un "marujeo" amb Sento del Bloc).
Patètic, però el facto rosa, també ha estat en campanya

1:04 p. m.  
Anonymous Arturo G. said...

No tiene nada que ver con este tema, pero estaba releyendo tu mensaje de "Prohibido suicidarse en primavera" y, ¡vaya tela! eres todo un analista político.
Sigo con mucho interés tus anotaciones. Recibe un fuerte abrazo.

2:10 p. m.  
Anonymous CdT said...

Nosotros no sacamos el tema por ser rastrero, no sabemos si era cierto o no. Pero decidimos no utilizarlo como arma arrojadza y hemos cumplido. Pensamos que tampoco deberías de haberlo sacado tú ahora, pero somos libres. Enhorabuena por el blog, no tanto por tus predicciones.

7:49 a. m.  
Anonymous marineta by nocilla said...

Cuanta razón tienes. Torrent en ese sentido sigue siendo un pueblo.
Mejor olvidar el tema.

10:08 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Coincido plenamente con este último comentario. Torrent es un pueblo que se cree que es una gran ciudad. Pero se mueve, actúa, como un pueblo decimonónico en algunos aspectos. Es una pena porque realmente tiene un potencial increíble. El PSPV deberá, en el profundo análisis que espero que haga de los resultados, valorar si esos "rumores" (más bien difamaciones) han incidido en los resultados. Deberá hacerlo porque se esta forma tendrá una radiología más completa de la sociedad torrentina.

1:47 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Se habla mucho estos días de ZP y de Pla. Supongo que ellos no han sumado votos para los socialistas de la comarca pero no son ellos los responsables de la derrota escandalosa del PSPV de Torrent. De lo contrario, ¿por qué no ha arrastrado también a Alaquàs, Aldaia, Picanya o Quart de Poblet? ¿Es que los ciudadanos de Alaquàs o Aldaia son más inteligentes que los de Torrent y supieron discriminar su voto, en clave local diferente a la autonómica, mientras que los de Torrent son menos listos y votaron mayoritariamente en clave nacional? La respuesta es NO. Que ZP y Pla no ayudaran no les hace responsables de la derrota.
Si nos paramos a pensar, en toda la comarca, los alcaldes socialistas que han aguantado son los que llevan a cabo una intensa gestión, progresista y son una cara amable para los ciudadanos. Los que han caído son José Bresó (Torrent), coche oficial, imagen impecable de dandy, viajes millonarios a China; Manuel Corredor (Sedaví), 28 años en la alcaldía y diciendo eso de que "la renovación va por dentro", y Bartomeu Bas (Paiporta), en realidad ha caído su sucesor pero ha pagado los excesos del que se creyó un caudillo y hoy investiga la justicia. En l'Horta Nord el descalabro más significativo ha sido el de Francisco Borruey (Paterna), más conocido como "JOE", o más bien "Yo-he", del que hay poco que hablar porque su talante maleducado y prepotente hablan por él; su colega José Luis Andres Chavarrías (Burjassot), ha estado a punto también de ser derrocado y ahora tendrá que buscar un pacto.
Tal vez esa reflexión también han de hacerla los socialistas.

2:10 a. m.  
Anonymous marineta by nocilla said...

Da gusto leer este blog, por los artículos, en general muy acertados y también por los comentarios, a cual más acertado.
El pueblo no es tonto y no se equivoca nunca.

2:59 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

En la antigua Grecia, Sócrates fue famoso por su sabiduría y por el gran respeto que profesaba a todos.
Un día un conocido se encontró con el gran filósofo y le dijo:
¿Sabes lo que escuché acerca de tu amigo?
Espera un minuto -replicó Sócrates-

Antes de decirme nada quisiera que pasaras un pequeño examen.

Yo lo llamo el examen del triple filtro.
¿Triple filtro?
Correcto -continuó Sócrates-. Antes de que me hables sobre mi amigo, puede ser una buena idea filtrar tres veces lo que vas a decir, es por eso que lo llamo el examen del triple filtro.

El primer filtro es la verdad. ¿Estás absolutamente seguro de que lo que vas a decirme es cierto?
No -dijo el hombre-, realmente solo escuché sobre eso y…
Está bien -dijo Sócrates-. Entonces realmente no sabes si es cierto o no.

Ahora permíteme aplicar el segundo filtro, el filtro de la bondad. ¿Es algo bueno lo que vas a decirme de mi amigo?
No, por el contrario…
Entonces, deseas decirme algo malo sobre él, pero no estás seguro de que sea cierto.

Pero podría querer escucharlo porque queda un filtro: el filtro de la utilidad.
¿Me servirá de algo saber lo que vas a decirme de mi amigo?
No, la verdad es que no.

Bien -concluyó Sócrates-, si lo que deseas decirme no es cierto, ni bueno, e incluso no es útil ¿para qué querría saberlo?



Autor: Desconocido

2:26 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home