jueves, mayo 31, 2007

Decidido: me compro un flagelo

La intención nada más conocer el resultado electoral de Torrent fue acudir a la oficina de Correos con un montón de currículums dirigidos a las más importantes empresas demoscópicas, tanto nacionales como extranjeras. Mi pronóstico (bajada al PP y mantenimiento o subida al PSOE) no podía quedar en la nada, pensé. Mi futuro pasaba claramente por sentar plaza como olfateador de resultados electorales. No daría ni una, evidentemente, pero nos íbamos a divertir.

Nada más desayunar el día 28 me puse a escribir un comentario para ésta nuestra comunidad (o sea, este blog) con el que ponderar debidamente ese arte que encierro como augur: había vaticinado casi justo lo contrario de lo que sucedió y eso, se mire por donde se mire, no es nada fácil. Consideré justo darme un baño de autocrítica, que nunca viene mal. El que tiene tecla se equivoca, pero qué menos que reconocer públicamente el error, me dije.

Bueno, pues ni por esas. Primero fue Arturo G. (un saludo) que no sé si con retranca, con afán de desquite o con una mezcla de ambas cosas me recordaba que soy “todo un analista político”. No me queda otra que comérmela con patatas, pues no le falta razón. Y hoy son los amigos del blog Ciutat de Torrent, con los que tan buenos ratos he echado aquí cara la pantalla, los que me dan la “enhorabuena por el blog” (gracias a vosotros por seguirlo). Y añaden: “no tanto por tus predicciones”.

Así las cosas me he decidido: mañana me compro un flagelo. Un latiguillo de palmo y medio, que tampoco hay que exagerar, con el que darme una vez cada quince días mientras releo algunos de los párrafos que escribí semanas atrás. Que llego a la frase en la que manifestaba mi total desconfianza en la candidata del PP: ¡zas!, zurriagazo que te crío. Que repaso aquella porra en que dejaba a los populares maltrechos: ¡bimba!, trallazo va con el flagelo.

Sin embargo, ya podría yo andar con las carnes abiertas, que si no tengo amor de nada me sirve. Perdón, eso es otra cosa; fue un lapsus. Retomo: ya podría andar yo, decía, con las carnes abiertas y los higadillos colgando a base de latigazos que ni Arturo G. ni los compañeros de CdT me van a convencer. Por este desenlace no apostaba casi nadie.

La mejor campaña electoral con la mejor candidata puede movilizar a un sector del electorado; puede incrementar resultados (dos concejales más, tres si me apuráis, y ya sería mucho). Lo que no puede por sí misma es dar un vuelco tan espectacular a la situación. En estas elecciones municipales han intervenido sin duda otras variables inesperadas, que ya han sido ampliamente comentadas a posteriori por todos los medios de comunicación.

Sin desmerecer, pues, un ápice el intenso trabajo electoral de los afiliados y simpatizantes populares, sigo considerando que su campaña no ha sido el único factor que les ha aupado hasta la alcaldía. Y si para redimir este pensamiento tengo que incrementar la posología de flagelo no tenéis más que hacérmelo saber.

5 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Aunque ahora digan lo contrario, no se lo esperaban ni ellos, eso está más claro que el agua, más de un concejal electo lo reconoció la noche de la victoria.

12:51 a. m.  
Anonymous Arturo G. said...

Los resultados electorales siempre deparan grandes sorpresas, de eso no hay duda. Verbigracia, las elecciones pasadas en las que el PP perdió 2 concejales que ganó el PSOE. Aquella noche en la sede éramos cuatro gatos lamiéndonos las heridas. Francamente, no me lo esperaba así, pero así ha sido.
José Luis, no quería un "machacarte", pero aquel artículo me escoció un poquito.
De nuevo, un abrazo.
¡Creo que me voy a hacer yo también un blog, que me paso el día escribiendo comentarios!

1:46 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Aquel famoso artículo, aunque hoy se muestra que era desacertado en el pronóstico, fue brillante, inteligente, con el justo toque de ironía, y escrito con una maestría increíble. Era divertido y atrevido, a la vez. Y reflejaba la opinión de una extensa mayoría de la "intelectualidad", los ciudadanos activos (movimiento asociativo, etc) y el mundillo que sigue el día a día la política torrentina. Lo que pasa es que no siempre lo que piensan o pensamos un grupo de iluminados coincide con la percepción del ciudadano de a pie. Enhorabuena a María José Catalá por ser una revelación. A ella no podemos pedirle una política progresista que tanta falta hace a Torrent pero al menos esperamos más austeridad, mejores servicios públicos (de los pequeños, de los del día a día) y menos despilfarro insultante.

1:54 a. m.  
Anonymous Arturo G. said...

Del estilo de José Luis no dudo. Y en su momento estoy seguro que lo dijo con conocimiento de causa. Tal vez ése haya sido el error del PSOE, minusvalorar a su adversaria, que sin duda, le ha comido terreno: cinco mil votos cambiaron.
En 2003 yo confiaba en un cambio para Torrent, arrebatándole la mayoría absoluta al PSOE y perdimos dos concejales. Por la gente que iba en la lista, sé que lo pasaron muy mal, así que me hago cargo de lo que sienten los amigos socialistas. Si lo sabremos nosotros, que hemos perdido seis elecciones seguidas...

4:42 a. m.  
Anonymous CdT said...

No hace falta flagelarse, eso es de otras épocas. A nosotros, nos digan lo que quieran, en marzo ya dijimos que ganaba el PP, la encuesta nuestra lo corroboró. Aunque si que lo reconocemos, era demasiado como para hacerse realidad, pero así ha sido.

Hay una cosa cierta, los que nos dedicamos a escribir por estos sitios estamos en una realidad aparte de la del resto de personas y nos obsesionamos. Nosotros queríamos cambio, apostábamos por él pero no teníamos claro si una mayoría de vecinos también. Era algo que desconocíamos. Tras la victoria de Mª José llevamos 4 días con miles de visitas al blog, a Millor Torrent le pasa lo mismo, desconocemos el resto de casos porque no sabemos si tenéis estadísticas. ¿Tanta gente nos conocía?

Evidentemente el trabajazo del PP ha tenido mucho que ver porque si el personal quiere cambio pero no confía ni ve una alternativa válida, se queda en casa o vota lo de siempre. Català ha llegado a la política local como un tornado removiendo todo e ilusionando a mucha gente, aunque no se nos puede olvidar una cosa, por muy válidas que sean las personas, si no tienen un partido fuerte detrás, no hacen nada. Y eso ha influido mucho aquí, en L´Horta y en el resto de la comunidad. El caso de Torrent no es aislado, es el más destacado pero el cambio social hacia el PP ha sido muy grande en todos los sitios.

También nos lo pasamos muy bien leyéndote

6:14 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home