jueves, abril 12, 2007

Información ¿gratuita?

Vengo sosteniendo desde hace tiempo como norma general que el ayuntamiento que opta por pagar publicidad de forma continuada a un medio de comunicación privado, pequeño y gratuito corre el riesgo de convertirse, antes o después, en rehén de los propietarios de ese medio. Esta regla tiene, claro, sus honrosas excepciones. Pero no suele fallar. Ayuntamiento que decide entrar en el rollo, ayuntamiento que se la juega.

Mientras la institución vaya soltando el alpiste no tendrá problemas. Salvo que por problema se entienda el obsequioso empalago y las indisimuladas zalemas a que se verán sometidos los responsables municipales. No debe ser poca cruz, ahora que lo pienso. Dudo mucho que a Bresó, por ejemplo, le resulte grato aparecer en una orgía tan desmesurada como innecesaria de fotografías como las que publica la web subvencionada en que todos estáis pensando. O igual le apasiona, no sé.

Lo malo llega si el ayuntamiento en cuestión decide cerrar el grifo de los dineros: que vaya preparándose. Si ha tenido la suerte de dar con profesionales serios el asunto no pasará a mayores. El medio de comunicación, como es su obligación, continuará informando con rigor de lo que acontece en vida municipal aun sin contar con esos ingresos. Pero, ay, como tropiece con tipos desaprensivos. Las carantoñas y requiebros de antaño se tornarán en ninguneo, en embestidas e incluso en velado (o no tan velado) insulto. Caña al mono hasta que hable inglés.

Viene también al pelo preguntarse con qué derecho una publicación de éstas, cuya principal fuente de ingresos le llega desde el ayuntamiento, puede silenciar o vejar descarada y arbitrariamente a un determinado grupo municipal que representa a un porcentaje de vecinos. Curiosamente esos ciudadanos están sufragando con sus impuestos el insulto o el ocultamiento de la fuerza política a la que votaron.

Es la “información” al servicio de la pasta. Una pasta que es de todos, cabe recordar, y que se convierte así en una suerte impuesto que los representantes municipales deben pagar por seguir manteniendo mansa a la “fiera”; la “fiera” que ellos amantaron y criaron al calor de la subvención. ¿No es un poco marciano?

(Podéis hacer vuestros comentarios en torrentenunblog@gmail.com)

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Hi ha qui es capaç de convertir una web d'informació local en una plana "porno" quan se li talla el xollo dels diners públics.

10:16 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home